Elsa Von Freytag-Loringhoven: la madre de la vanguardia dadaísta y performance

Por Angélica Mogollón

Extravagante y cleptómana, eran algunos de los rasgos distintivos de la baronesa Elsa Von Freytag-Loringhoven, pionera del Dadaísmo, happening y performance.

La baronesa —como era conocida— fue una artista alemana, que intervino el mundo del arte en los años 70, practicando el dadá y causando tanto perplejidad como furor con sus actuaciones y poemas, en donde aparecía vestida con diseños elaborados a partir de trapos y objetos recogidos de la basura.

Una vida de vanguardia caracterizada por los excesos y licencias sociales que la llevaron al suicidio a los cincuenta y tres años, pero a su vez la reivindicaron como la pionera del dadaísmo, happening y performance.

Su arte era político, y en cada performance lo que hacia era denunciar los rígidos cánones del mundo de las bellas artes que para la época ya eran obsoletos y por ende insuficientes para contrarrestar las nuevas necesidades estéticas que trascendían del lienzo a las ideas. La baronesa se reivindicaba desde un arte que no se entendía; un arte sin sentido que se imponía desde lo inverosímil, y transfigurado.

Es irónico pensar que esta ladrona de guantes blancos, experta en el hurto de objetos random, sufrió el robo más grande de la historia del arte, la famosa “Fuente” de Duchamp, suceso que aún los críticos contemporáneos se esfuerzan por comprobar o negar.


Enlace de interés - vein.es

© 2022 realizado porstn