X-x «Equis»

Por Angélica Mogollón

Antiguamente en el Castellano medieval, la X era una consonante que se pronunciaba con el sonido "sh" del inglés en shame o "ch" del portugués en chuva e del francés en cheval, /ʃ/). Posteriormente hubo una transición sonora donde el sonido aspirado de la x a se escribia j. Dicho cambio fonológico formó parte de un reajuste del sistema consonantico que provocó la desaparición de casi todas las consonantes sibilantes que existían en el castellano antiguo, como las africadas /dz/ y /ts/, así como /z/, /ʒ/ y /ʃ/; dizer /dz/ o /z/ (actualmente decir /θ/ o /s/), cabeça /ts/ (actualmente cabeza /θ/ o /s/), cosa /z/ (actualmente cosa /s/), ge /ʒ/ (actualmente se /s/ coxo /ʃ/ (actualmente cojo /x/).

En 1815 la RAE decidió conservar la letra X solo para representar el sonido de la KS de palabras provenientes del latín. De esta manera, las X con otra procedencia etimológica se convirtieron en J y fue este cambio en la pronunciación el que provocó varias reformas ortográficas en el siglo XVIII y principios del XIX, por las que se pasó de x  /ʃ/ a j /x/. En el que se escribía Don Quixote, Xavier o Ximénez, que pasaron a grafiarse Don Quijote, Javier y Jiménez.

Cabe mencionar que en en la actualidad la X representa el sonido de dos consonantes KS y existen muy pocas palabras que inician con X porque en latín solo se usaba en medio de las palabras, solamente se sigue usando en nombres propios donde la X con sonido de J.

  • México « Méjico »
  • Ximena « Jimena »
  • Texas « Tejas »



© 2022 realizado porstn